Por favor habilitar los javascript para ver este sitio web correctamente
Tel. +52(55) 5262 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube
CONAPRED EN: IOS Android

Noticias

Compartir en Facebook (abre nueva ventana) Compartir en  Twitter (abre nueva ventana)

Islamistas lapidan en público a mujer acusada de adulterio

Icono Mujeres
Kismayu, Somalia., 28 octubre 2008.- Una mujer acusada de adulterio fue lapidada en acto público en una plaza de Kismayu, sur de Somalia, por un grupo de rebeldes islamistas que tomaron el control de la ciudad desde agosto pasado, denunciaron hoy residentes locales.
 
La lapidación de la mujer, la primera que se práctica en Somalia desde 2006, se llevó a cabo la noche del lunes, tras ser declarada culpable por un tribunal islámico impuesto por los rebeldes, leales a Hassan Turki, un terrorista buscado por Estados Unidos.
 
La víctima, identificada como Aisha Ibrahim Dhuhulow de 23 años, fue enterrada casi a la mitad del cuerpo y luego lapidada hasta la muerte por los islamistas somalíes, en medio de cientos de curiosos reunidos en una de las principales plazas públicas de Kismayu.
 
La mujer fue envuelta en un velo verde y cubierta con una espacie de máscara negra que le impidió ver a los asistentes y a los que la ejecutaron, afirmaron residentes de la portuaria ciudad de Kismayu, testigos de la lapidación.
 
La ejecución de Aisha trato de ser interrumpida por uno de sus familiares, que la calificaba de injusta, sin embargo los rebeldes dispararon al aire en medio de la multitud, provocando la muerte de un niño, según un reporte de la cadena Al Arabiya.
 
Testigos explicaron que los islamistas había asegurado que la mujer se declaró culpable de haber cometido adulterio en varias ocasiones y que aceptó voluntariamente ser ejecutada conforme a las leyes islámicas por su culpa.
 
"Nos dijeron que ella accedió a ser castigada, pero aún así pudimos escucharla gritar mientras era atada a la fuerza", comentó una mujer testigo de la ejecución.
 
Según la versión de varios de los presentes, un alto líder de los islamistas que controlan la ciudad de Kimayu, identificado como el jeque Hayakala aseguró que la mujer fue condenada y ejecutada conforme a la Shaira (ley islámica) conciente de lo que hizo.
 
"Nuestra hermana Aisha ha pedido al tribunal de la Sharia que la condene y castigue por el crimen que ha cometido", afirmó Hayakala a la muchedumbre, según testigos.
 
Sin embargo, familiares de la mujer afirmaron que la lapidación fue totalmente irreligiosa e ilógica, "el islam no ejecuta a una mujer por adulterio a menos que existan cuatro testigos y el hombre con el que mantuvo relaciones se identifique públicamente, lo cual no paso".
 
La lapidación fue realizada por los islamistas que controlan desde el 22 de agosto pasado el área de Kismayu, los cuales además de sus propias leyes imponen prácticas fundamentalistas como prohibir el ocio, considerado contario al Islam.
 
Fuente: Milenio Diario.