Tel. +52(55) 5262 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube
CONAPRED EN: IOS Android

Noticias

Compartir en Facebook (abre nueva ventana) Compartir en  Twitter (abre nueva ventana)

Columna radiofónica de Ricardo Bucio en Antena Radio, de Mario Campos, IMER - 14 septiembre 2012

Micrófono de radio que identifica la columna de Ricardo Bucio.
 
Discusión acerca de la reforma laboral en el Congreso de la Unión
 
Mario Campos, (MC) conductor: ¿Cómo estás Ricardo muy buenos días?
Ricardo Bucio Mújica (RBM), presidente Conapred: Mario, muy buen día. Buen viernes a todo el auditorio.
 
MC: Igualmente, ¿qué tienes hoy para nosotros?
 RBM: Hoy, lo que se está discutiendo estos días, bueno, empieza la edición formal la próxima semana, pero ya están las iniciativas de reformas laboral en el Congreso de la Unión, con esta propuesta también que mandó con carácter de preferente el Presidente de la República, pero que también ha trabajado diversos partidos políticos los últimos años, al menos las últimas dos legislaturas con más énfasis en una percepción más integral de reforma laboral y con iniciativas de reformar la Ley Federal del Trabajo pues, prácticamente, desde que se hizo ésta.
 
Yo recuerdo, en algún momento, haberme quedado en una lista de poco más de 90 iniciativas de reformas a la ley, antes de que llegara la propuesta de reformas laboral, entonces hay al menos un consenso de que es una legislación que no funciona para los tiempos actuales, que tiene una enorme cantidad de cuestiones que pueden desequilibrar las relaciones laborales en favor y en contra, de los empleadores, a favor y en contra de los trabajadores, pero que también ha tenido una serie de efectos negativos para muchos sectores de población que hoy día están al margen o que tienen condiciones muy precarias de trabajo, que empezamos a ver ya desde los años 80 con mucha preocupación, con el trabajo, digamos, precario, que suponen muchos casos las maquiladoras, lo que se llamó en algún tiempo la "McDonalisación" del trabajo, sin hacer referencia solamente esta empresa, pero es un trabajo muy acotado, un trabajo sin seguridad social, un trabajo que puede ser de primer empleo para los jóvenes, pero que no daba experiencia, no daba una base para una continuidad en la historia laboral y esta serie de exigencias en el marco legal, se han reflejado en situaciones como la que hoy vivimos, de esta gran cantidad de jóvenes, al menos siete millones de jóvenes tienen oportunidad de trabajar ni de estudiar.
 
No solamente se retire ese marco laboral, pero tiene que ver en la dificultad de crear nuevos empleos, y sobre todo empleos que tengan las características que ha estado proponiendo ya desde hace muchos años la Organización Internacional del Trabajo; y las características que la OIT denomina como de trabajo decente, que tenga un salario remunerador, que tenga perspectivas de futuro, que tenga mecanismos de protección contra riesgos, que es la seguridad social, y que se adapte también a las nuevas formas en la flexibilidad y a los horarios mixtos, la perspectiva de género.
 
Es todo un reto al que tiene hoy día el Congreso, es un reto revertir condiciones de dificultad para el empleo como la viven hoy al menos siete de los diez grupos de población que están contenidos en la Encuesta Nacional sobre Discriminación; siete de los diez grupos, las mujeres y seis grupos de población dicen que el empleo es su principal problema; el principal problema que tienen las mujeres, las personas migrantes, los adultos mayores, las personas con discapacidad, los jóvenes, y las condiciones laborales, que son el principal problema de las trabajadoras del hogar.
 
Quisiera solamente referir una situación concreta de este último grupo.
 
La Ley Federal del Trabajo tiene un apartado específico sobre trabajo doméstico que se reformó hace muchos años, que se ha comentado aquí también ya en alguna otra columna y que tiene básicamente la diferencia con respecto de otros grupos de trabajadores y la referencia también a otros apartados especiales, de que no determina un horario y que no (inaudible) claramente que no tienen obligación los empleadores de pagar cuotas obrero-patronales al Seguro Social, no tienen que pagar cuotas al Infonavit, y también determina unos requisitos muy mínimos frente a los que determina para otros grupos de trabajadores y trabajadoras.
 
Eso ha llevado también, a que las condiciones laborales de 2.1 millones de personas que hacen trabajo doméstico remunerado en el país, se encuentran entre las peores condiciones de los grupos de trabajadores.
 
Para recordar algunas cifras, esos 2.1 millones de personas, el salario mínimo en promedio es 1.5; más del 86 por ciento no tiene ninguna prestación, es decir, ni vacaciones ni aguinaldo ni jubilación; más de 96 por ciento no tiene ningún tipo de seguridad social, aunque legalmente no tendría el 100 por ciento, quienes la tienen están escritos o escritas con alguna otra figura, pero no la de trabajadoras del hogar, porque ésa no es una categoría que admite la Ley del Seguro Social.
 
No hay posibilidad si no hay Seguro Social de pensión, jubilación, estancias infantiles para los hijos, etcétera. Todo lo que conlleva este paquete, tanto de salud como de seguridad, protección contra riesgos en general.
 
Entonces, creo que las propuestas de reforma que hemos visto desde Conapred, específicamente dirigidas al apartado de trabajo doméstico que han elaborado distintos partidos, me parece que son muy insuficientes, en realidad no modifican en una forma la situación, no la homologan con respecto de otros empleos y oficios. Básicamente, la posibilidad de tener mejor determinadas las condiciones de trabajo y acceso a seguridad social, son los dos puntos centrales.
 
Y podrían permitir que esta situación subsista en el sentido contrario de lo que México ha estado trabajando también para ratificar el Convenio 189 de la OIT, es el primer convenio que se firmó sobre trabajadores y trabajadoras domésticas a nivel mundial, se firmó en junio del año pasado.
 
Y desde entonces, la Secretaría del Trabajo, que votó a favor de ella, hizo una labor con las entidades federativas, con instituciones públicas federales de todo tipo para tener un dictamen que ya concluyó. Y que pronto va a ser enviado, por parte de la Secretaría de Gobernación al Senado de la República para su ratificación.
 
Entonces, México, por un lado, espero, va a ratificar este convenio, se va a adherir a este tratado internacional, que va a adquirir rango constitucional. Y por otro lado, está teniendo una serie de condiciones que no corresponden en estas propuestas de reforma laboral.
 
Creo que es un tema importante, no sólo lo es para las trabajadoras del hogar, para estos más de dos millones de personas, lo es también para las familias de empleadores y empleadoras, y para la sociedad, porque la discriminación y la marginación en la que viven estas personas, en términos laborales, creo que es la primera forma de discriminación, tanto de género como laboral que vivimos muchas personas en los hogares.
 
Los niños y las niñas aprenden a ver en las trabajadoras del hogar que no importa cómo se determinan las condiciones laborales, y que a veces, que el buen trato sustituye los derechos, que no se trata de un punto de derechos. Aprenden a ver que el trabajo doméstico es menos valorado, que el trabajo de la mujer vale menos que el de los hombres. Muchas formas de desigualdad, que luego tenemos normalizadas afuera, las aprendimos en esa primera relación, en la relación laboral más cercana, que vemos dentro del hogar.
 
Pues ese es el comentario, la importancia de que en estos días, el Congreso lo revise, pero también, de que la sociedad estemos atentos y expresemos un punto de vista, porque pues muchas veces, tenemos la sorpresa de que sentimos como sociedad en general, que quien representa, quienes nos representan, que son diputados, diputados y senadores, no representan de manera fehaciente los intereses de la propia sociedad.
 
MC: Te agradezco, Ricardo, como siempre la reflexión, muy pertinente esta discusión que estamos teniendo y bajarla a sectores específicos, en que no se mantenga este extraño estatus legal, que es ilegal, y le daremos seguimiento al tema. Gracias, Ricardo. Es Ricardo Bucio, presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, el Conapred.