Por favor habilitar los javascript para ver este sitio web correctamente
Tel. +52(55) 5262 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube
CONAPRED EN: IOS Android

Noticias

Compartir en Facebook (abre nueva ventana) Compartir en  Twitter (abre nueva ventana)

Columna radiofónica de Ricardo Bucio en Antena Radio, de Mario Campos, IMER - 21 septiembre 2012

Micrófono de radio.
 
 
Mario Campos (MC), conductor: ¿Cómo estás, Ricardo? Muy buen días.

Ricardo Bucio Mújica (RBM), presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación: Mario, buen día, buen día a todo el auditorio.

MC: Te escucho muy despierto, con muy buen ánimo como siempre.

RBM: ¡Híjole! Animo de viernes, de "por fin llegó", parecía que no.

MC: Se resistía.

RBM: Sí, pero llegó. Y quisiera comentarles hoy, primero, como es viernes y es día de preguntas y como me dijiste que estás muy preparado y muy despierto para responder, este día en particular; yo quería preguntarte si sabes cuántas personas vinieron de Africa víctimas del tráfico de esclavos a México durante el periodo Colonial.

MC: El mal ejemplo cunde, por lo que veo, cuántas personas, a ver.
 
RBM: Tu productor no (inaudible).

MC: Yo no tengo idea, pero a lo mejor alguno de nuestros amigos del auditorio sí sabe, a ver va de nuevo, ¿cuántas personas vinieron de Africa...?

RBM: Víctimas del tráfico de esclavos durante la Colonia a México.
 
MC: A ver, ¿alguien tiene la respuesta?

RBM: Ya, podemos hacer otra que podría ayudar, ¿cuántas personas afrodescendientes viven hoy día en México?

MC: Fíjate ¡qué grave que no me sepa este dato! Este sí no tengo idea, a ver, pues sácanos de nuestra duda.


RBM: Ahí va la tercera, ¿cuántas personas vinieron a Estados Unidos víctimas también del tráfico de esclavos?

MC: ¿Alguien? Nuestros amigos radioescuchas se sabrán la respuesta, pues no.


RBM: No. Mira, yo creo que en general, nadie sabemos la respuesta y si no la sabemos es porque esta parte de la historia la hemos borrado, incluso, de la propia historia oficial de México.

A Estados Unidos llegaron 500 mil personas (inaudible) víctimas del tráfico de esclavos, a México llegaron 250 mil, hoy día en Estados Unidos hay poco más de 50 millones de población afroamericana; en México hay, se calcula, casi medio millón de población.

MC: Medio millón.

RBM: Sí, afromexicana, es decir, allá hubo un proceso... Perdón, aquí hubo un proceso de mestizaje que no hubo en Estados Unidos y lo que tuvo este proceso, porque también yo escuchaba a veces quienes preguntan y cuándo se fueron, porque aquí no viven, ¿cuándo se fueron todas esas personas que vinieron de Africa?
 
Y hubo procesos de mestizaje muy importante sobre todo en el sur del país, en algún momento en el centro del país, cuando fueron llevadas estas poblaciones a los estados mineros, a Guanajuato, a San Luis Potosí y a Zacatecas, y también en el norte del país, cuyo origen fue distinto, fueron personas que huyeron de la esclavitud en Estados Unidos que llegaron a asentarse sobre todo en Coahuila.

Hay distintas entidades federativas hoy en donde hay poblaciones afrodescendientes...

MC: Guerrero, Veracruz.

RBM: Sobre todo Oaxaca, Oaxaca es quien más tiene, la costa de Oaxaca y también en la costa de Guerrero y en la costa de Veracruz. Digo que el cálculo es que hoy al día aproximadamente 450 mil, 500 mil personas afrodescendientes en México, es razón de que no tenemos un conteo oficial, no están incluidas en el Censo de Población todavía, pese a que Naciones Unidas ha recomendado mediante el Comité Contra la Eliminación de toda Forma de Discriminación Racial, a México que haga este conteo estadístico, ya lo ha recomendado durante cuatro ocasiones. Pese a eso...

MC: ¿Por qué? ¿Por qué es recomendable?

RBM: Porque cuando no conoces, no sólo el tamaño de la población, sino las condiciones de la población, en la diferencia que pueda tener esta población con respecto de la población indígena, por ejemplo, o con respecto de la población mestiza, no conoces el nivel de mortandad infantil, no conoces los indicadores de marginación, de desarrollo, de escolaridad, no tienes manera de atender adecuadamente a esa población, si no hay identificación numérica, tampoco hay reconocimiento, normalmente no hay reconocimiento de que existe esta población y no solamente reconocimiento actual, tampoco hay reconocimiento histórico.
 
En México, como en muchos países del mundo y en mucho países de América Latina, en particular, hicimos un proceso de blanqueamiento de la historia, que sería muy bueno que un día contara al aire el doctor Garciadiego, un proceso para blanquear la historia y no sólo no dar cuenta de que tuvimos este proceso de personas traídas, víctimas de la esclavitud, sino que hubo personas importantes que aportaron a la historia de México y que después le dimos incluso un rostro blanco, como es el caso de Vicente Guerrero, por ejemplo, que en las monografías de las papelerías siempre lo vimos como un español puro y nato, casi, cuando es una persona afrodescendiente, igual que José María Morelos y Pavón.

Hay entonces la necesidad de un reconocimiento histórico, de un reconocimiento numérico, de esta posibilidad de conocer las condiciones que tiene en todos los ámbitos, necesidad de participación política y también necesidad de reconocimiento del aporte cultural que han tenido esas poblaciones. Buena parte de la cultura musical, por ejemplo, de Veracruz, tiene raíz afrodescendiente, mucho más que raíz indígena.
 
Estos son algunos puntos de la agenda que tanto en México como en casi todos los países se han ido impulsando, no sólo las propias poblaciones, sino también las instancias de derechos humanos encabezadas por Naciones Unidas, porque pese a que este proceso de esclavitud se dio hace muchos siglos, el proceso de inclusión todavía no se da, no se ha dado en México adecuadamente, no se ha dado en otros países; incluso ha costado mucho trabajo en países como Brasil, en donde más del 50 por ciento de la población es afrodescendiente.

Para darte un ejemplo, Brasil tuvo que implementar una política para incorporar vía acciones afirmativas, vía cuotas, a la población afrodescendiente al servicio exterior brasileño, en razón que a pesar de tener 52 por ciento de población afro, el servicio exterior era 98 por ciento blanco y 2 por ciento de población afrodescendiente; no representa de ninguna manera no sólo la socialdemocracia, no representaba la cultura, la historia, la realidad brasileña este servicio exterior.
 
En México hemos venido haciendo un proceso, una serie de instituciones públicas, una serie de organizaciones civiles en principio, para poder trabajar en este reconocimiento hicimos una buena cantidad de foros, de encuentros el año pasado en las entidades federativas y ahora vamos a hacer la próxima semana en la cancillería, un Foro Nacional de Poblaciones Afrodescendientes.

Están invitadas personas, representantes de estas poblaciones de distintas entidades federativas y también la secretaria, por ejemplo, de Inclusión Racial de Brasil, que ha encabezado todo este proceso; la comisionada relatora de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; y dos personas muy importantes a nivel mundial, que son los miembros del Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial; el presidente Alexei Avtonomov, un ruso especialista en discriminación racial y Pastor Murillo, que es también miembro de este comité y es relator para México.

El 26 y 27 vamos a trabajar en la cancillería con los especialistas internacionales, con académicos mexicanos que han estado trabajando y son quienes le han ido dando forma y cuerpo al conocimiento que hay hoy día sobre estas poblaciones y los propios miembros de las poblaciones afrodescendientes.

Yo espero que podremos obtener una agenda más detallada que la que ya tenemos hoy día, pero sobre todo que podamos tener un avance en la disposición de la sociedad mexicana y de las instituciones públicas para aceptar que hay población afrodescendiente que tiene características y particularidades especificas que tienen que ser atendidas; que en algunos lugares, como en el caso de Oaxaca, las propias comunidades indígenas reconocen que están peor los afros que los propios indígenas y que hay una deuda histórica ahí compartida por México y prácticamente con todo el mundo, que pagar con esta población; incluso una deuda de extensión, es una deuda de visión sobre cómo vemos, no sólo la identidad histórica, sino también el color de la piel.

Cada vez que tenemos alguna expresión negativa lo asociamos a lo negro, lo hemos hecho así históricamente, lo seguimos haciendo y nunca nos damos cuenta, pero siempre hay esa asociación de la que dan cuentas también ejemplos como el espiral de racismo que algún día comentamos aquí, en donde ya desde niños hacemos una identifica del color de piel oscuro como negativo y el blanco como positivo. Pues ya les contaremos, Mario, espero que sea un muy buen encuentro.

MC: Pues importante. Mira, en los temas de comunicación se dice que hay tres efectos, los cognitivos, los de conocimiento; los de actitud y los de comportamiento; lo que no se conoce, como bien decía Ricardo, (inaudible) ese era el tema del censo, pero en términos generales lo que no se conoce, pues no se reconoce, no se puede modificar las actitudes si no sabemos para empezar dónde el estado, cómo son parte de la nación mexicana, qué papel ha jugado la nación mexicana y cambiar nuestras conductas en términos de políticas públicas hacia nuestras prácticas cotidianas a partir de la discriminación. Y te agradezco Ricardo lo personal, por lo pronto, que nos hables de este tema.

RBM: Muchas gracias Mario.

MC: Espero tener mejor éxito de bateo la próxima vez.

RBM: Que las mando antes.

MC: Gracias Ricardo Bucio, presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, el Conapred.