gob.mx
CONAPRED - Noticia: La de Derechos Humanos de Jalisco, una web discriminatoria
Tel. +52(55) 5262 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube
DISCRIMINACIóN EN MéXICO

Noticias

Compartir en Facebook (abre nueva ventana) Compartir en  Twitter (abre nueva ventana)

La de Derechos Humanos de Jalisco, una web discriminatoria

Teclado transparente y manos que lo usan.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ), dependencia para que los ciudadanos reclamen ante actos de exclusión y violación de sus garantías, tiene un sitio web que resulta discriminatorio por ser inaccesible, según los parámetros de medición que utiliza el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

El software de revisión que utiliza el Conapred —TAW, Servicios de Accesibilidad y Movilidad Web— permite establecer que el de la CEDHJ es un portal que no permite navegación equitativa a distintos sectores de la población. Tiene obstáculos para usuarios con discapacidad, adultos mayores o integrantes de grupos indígenas, y esto, explica el Conapred, provoca exclusión porque no hay los mismos derechos de acceso a servicios e información.

La medición de la accesibilidad del sitio de la CEDHJ arroja un resultado de 74 errores; es uno de los sitios con más errores entre los municipios metropolitanos y el Gobierno estatal.

Entre las fallas están las de perceptibilidad, es decir, que no está suficientemente habilitado para acceder al mismo contenido con los diferentes sentidos físicos —vista, oídoy tacto, por ejemplo—. A diferencia del portal de la Comisión, el sitio web del Gobierno del Estado, por ejemplo, registra 45 errores. La CEDHJ carece de información que simultáneamente se pueda ver, escuchar, leer y entender en distintos lenguajes y que tenga alcance para distintos sectores de la población.

“Sabemos que en estos momentos nuestra página no tiene acceso para personas con alguna discapacidad (...) Va a haber cosas muy incluyentes, se está trabajando a pasos acelerados”, expresa Norah Terrazas Rodríguez, contralora interna de la CEDHJ.

Este mes se verá un cambio definitivo en la accesibilidad del sitio web de la Comisión, asegura la contralora. Por ahora se trabaja para que los contenidos estén disponibles para personas con discapacidad visual, y a partir de entonces los ajustes serán continuos.

Populares y útiles,pero excluyentes

Más allá de la ironía que significa que el portal del organismo defensor de derechos humanos sea excluyente, otras autoridades estatales y municipales recaen en la misma práctica.

En las páginas del sitio web del Gobierno del Estado se detectaron 45 problemas de accesibilidad en cuestiones de operatividad, es decir, las que permiten que cualquier persona navegue en el sitio, incluyendo tecnologías de soporte que asisten a las personas con discapacidad.

El director general de Tecnologías de la Información del Gobierno del Estado, León Felipe Rodríguez Jacinto, explica que entre los criterios que toman en cuenta para hacer un portal accesible está el equilibrio de gráficos con texto, además de procurar la misma estructura en las páginas de las secretarías, para generar facilidad en la navegación. La meta para 2014, asegura, es traducir una parte de los contenidos a lengua wixárika.

Entre los municipios metropolitanos, un sitio web que llama la atención es del Ayuntamiento de Tlajomulco, en el que sólo aparecieron cuatro problemas de accesibilidad en una revisión del 31 de enero, pero que el pasado 18 de febrero registró 78. El Gobierno municipal asegura que su portal es una apuesta clave con herramientas como el chat en línea con el alcalde y otros funcionarios, comenta Luis de la Mora, coordinador de asesores. El año 2013 cerró con 342 mil visitas y lo más solicitado fueron pagos de servicios, información de transparencia y el directorio.

De Zapopan a Guadalajara

El sitio de Zapopan registró 72 obstáculos a la navegación. Igual que la CEDHJ, la mayoría de sus errores son en lo perceptible, es decir, que un mismo contenido no está habilitado para percibirlo con los distintos sentidos físicos.

Zapopan también tiene servicios ciudadanos como chat para consultas y reportes en línea, explica Rodrigo Herrera Amaya, director de Innovación Gubernamental y Tecnología de la Información. Reciben 300 reportes al mes por redes sociales y 75 mil visitas al sitio. Están al tanto de la accesibilidad, comenta, con estudios de experiencia de los usuarios.

En el portal de Tonalá se puede hacer el pago en línea del predial, pero no todos pieden aprovecharlo: registró 72 problemas. El municipio ya trabaja en ello, asegura Héctor Alejandro Ramírez Quintero, director de Cómputo e Informática, quien afirma que hay un rediseño continuo, con lo que buscan mayor equilibrio entre texto e imagen y que el usuario deba dar menos clics. Además llevarán módulos de equipos de cómputo con asistentes tecnológicos a distintos lugares del municipio.

En Tlaquepaque se detectaron 66 problemas, pero un trabajo constante es el rediseño del sitio, explica Miguel Navarro, director de la Unidad de Transparencia. El objetivo es lograr menos clics necesarios para navegar; parte de ello es la reestructura de la información solicitada en el marco normativo de Transparencia y la aplicación móvil del sitio.

Guadalajara obtuvo 54 errores, con más fallas en lo operable del sitio.

PARA SABER

5.1% de los mexicanos, 5.7 millones de personas, tenían alguna discapacidad física en 2010, según el censo de ese año

La ONU incluye la accesibilidad web en la Convención de los Derechos de Personas con Discapacidades (artículo 9)

TELÓN DE FONDO
Un asunto de regulación


La migración de los Gobiernos a las nuevas tecnologías, para usarlas como una herramienta de contacto con los ciudadanos, es aplaudida; el problema viene cuando en la mudanza se olvida incluir a todos los sectores de la población y adecuar los servicios en línea para que todos los ciudadanos puedan aprovecharlos.

Hay grupos más vulnerables que recurrentemente son excluidos, pero una accesibilidad plena implica a todas las personas, incluso a las que no están familiarizadas con internet, explica Arturo Vaillard, consultor del Conapred.

Si un portal web no garantiza las mismas oportunidades de uso para cualquier persona, se comete un acto de discriminación, aunque sea involuntario. De ahí la importancia de procurar accesibilidad, comenta Francisco Peña, editor de la página web del Conapred, uno de los más accesibles de México.

Los sitios accesibles deben tener una programación que dé apertura para recibir los asistentes tecnológicos que desde su ordenador usan las personas con discapacidad o que los necesitan. Pero también deben atender parámetros en sus contenidos para que cualquiera llegue a ellos: audios, transcripciones, visibilidad, subtítulos, intérprete de señas y más, según sea el caso, comentan los expertos.

Los parámetros mundiales están establecidos en las Pautas de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 (WCAG, por sus siglas en inglés) y, aunque ratificadas por México, el rezago en el país, explican, se da desde que no hay normatividad específica para este tema, como sí sucede en países como España; por eso, la mayoría de los sitios de dependencias públicas son accesibles.

Aunque en México no hay ley específica para la accesibilidad web, los efectos que esto provoca trastocan marcos normativos como las leyes para Prevenir la Discriminación, para la Inclusión para las personas con discapacidad, y para el Acceso a la Información.

SABER MÁS
Reglas internacionales


La accesibilidad en internet se fomenta a escala internacional y existen las Pautas de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 (WCAG, por sus siglas en inglés) en las que estipulan las características que debe tener un portal para que esté al alcance de todos los sectores de la población. Miden cuatro principios de accesibilidad:

Comprensible: el vocabulario es entendible para cualquier sector de la población.

Perceptible: que los mismos contenidos sean presentados para ser percibidos por distintos sentidos físicos, con el fin de facilitar el acceso a quienes carecen de alguno.

Operable: que el sitio tenga apertura para ser manipulado por cualquiera de los asistentes tecnológicos que utilizan personas con discapacidad, como los lectores electrónicos.

Robusto: la página debe soportar tecnología presente y futura; su programación tiene que responder a las aplicaciones que se desarrollen en el futuro.

Fuente: Conapred

Más allá de un gesto amable al ciudadano

Tlaquepaque es un buen ejemplo; Guadalajara, uno malo. Cuando el Instituto Mexicano de la Competitividad (Imco) presentó, en diciembre pasado, su estudio sobre la transparencia en las finanzas de los municipios mexicanos, no solamente advirtió que la mayoría de ellos incurren en prácticas que resultan opacas: también subrayó que la accesibilidad de los sitios web de los ayuntamientos es un factor a considerar en este rubro.

Cuando los ayuntamientos y cualquier organismo de gobierno publican en sus sitios web documentos que son importantes, no necesariamente cumplieron ya con los criterios de transparencia: falta que los ciudadanos puedan leerlos y utilizarlos fácilmente. El Imco puso a Guadalajara como un mal ejemplo porque el ayuntamiento publica documentos muy útiles, pero convertidos a archivos digitales de mala calidad y que ni siquiera están en posición correcta para poder leerlos. Tlaquepaque es uno de los casos opuestos.

El documento está disponible en la web imco.irg.mx y, por cierto, es fácil localizarlo: basta con escribir “Índice de Información Presupuestal Municipal 2013” en el buscador.

Un problema de sensibilidad

Si Bernardo Álvarez quisiera presentar una queja en línea ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHJ), no puede: tiene discapacidad visual y el portal del organismo lo excluye.

Todos los días navega por internet, revisa Facebook, reproduce videos de YouTube, actualiza su propia página. Esto lo logra a través de un asistente tecnológico que le lee el contenido de los portales, pero el de la CEDHJ no tiene la programación para abrirle las puertas a estos dispositivos. Bernardo sólo pudo navegar en algunos enlaces; para el resto de la información la voz que lo asiste le decía: “En blanco”.

“Quiero pensar bien. Ojalá las fallas sean sólo en el portal de la CEDHJ y no en todo el sistema para presentar quejas y defender derechos”.

Eso es una muestra de falta de sensibilización y deberían asesorarse de personas que tengan panorama sobre la accesibilidad web para que desde la programación se hagan los ajustes, sugiere el joven; no implica trabajo extra porque, si de cualquier modo se van a manejar los códigos informáticos, de una vez podrían darles un diseño más accesible.

Sigue: #debateinformador