Tel. +52(55) 5262 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube
CONAPRED EN: IOS Android

Noticias

Compartir en Facebook (abre nueva ventana) Compartir en  Twitter (abre nueva ventana)

Avances en igualdad y no discriminación - Undécimo aniversario de la LFPED

Portada de la ley en edición del Conapred.

Por Ricardo Bucio.

La sociedad mexicana se ha mostrado cada vez más abierta y sensible a reconocer los estragos que causa la discriminación en el país, por lo que se avista la posibilidad de seguir avanzando en la lucha contra ésta y lograr, en el futuro, el rechazo colectivo a esa conducta social. Sin embargo, la visión como país sigue siendo muy desigual, pues si bien algunas instancias públicas y privadas están cada vez más comprometidas con el tema, sigue habiendo, en los mismos espacios, muchas otras cosas que no denotan interés y, sobre todo, no comprenden la magnitud del problema.

La Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación (LFPED) fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el 11 de junio de 2003, y entró en vigor al día siguiente.

Después de una década, la Ley adquirió otra dimensión, más acorde con los tiempos que vive el país. La reforma a la Ley, promulgada el 21 de marzo de 2014, fortalece las definiciones sobre discriminación y las homologa a los estándares internacionales, en concordancia con lo que señala el artículo 1° constitucional. En junio del 2011 la Carta Magna fue reformada para elevar a rango constitucional los derechos humanos, la no discriminación, la aceptación de lo suscrito en tratados internacionales y fijar el derecho pro persona en las interpretaciones sobre el beneficio de los derechos; es decir, favorecer lo que mejor convenga a la persona.

La reforma a la Ley fija la obligación de las instituciones públicas en la aplicación de políticas contra la discriminación, y permite al Consejo ante casos de discriminación de particulares, intervenir en igualdad de condiciones como a las instituciones públicas. ¿Qué es lo representativo del caso? Que con anterioridad los particulares ya sea desde escuelas privadas, aerolíneas, empresas, etcétera, ante un eventual acto de discriminación podían no reconocer ni aceptar la autoridad del Consejo en la materia. Ahora estarán obligados a aceptar los procedimientos administrativos, e incluso deberán de aceptar las resoluciones del Consejo que pueden ser reparación del daño, amonestaciones, entre otras.

De lo que se trata es que la ley llegue a otros ámbitos, como es el caso de los particulares. Si la Constitución, si las leyes, dicen No a la discriminación, se deben de cumplir no como una medida autoritaria sino con el pleno convencimiento de que la discriminación lastima la dignidad de las personas, frustra posibilidades de futuro, detiene el desarrollo democrático del país.

La discapacidad, la preferencia sexual y el embarazo son las principales causas de discriminación en México; también la edad, las condiciones de salud o la apariencia física.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) en una década recibió 5 mil 538 quejas por discriminación. Entre las denuncias destaca el caso de Eufrosina Ortiz que fue despojada de su triunfo electoral en Oaxaca (noviembre de 2007); los comentarios homofóbicos que hizo el conductor de televisión Esteban Arce; las expresiones usadas por Ariel Gómez León, ex diputado por el estado de Chiapas, al llamarles a los haitianos “negros abusivos”; los señalamientos del ex Cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, y Hugo Valdemar Romero, ex vocero de la arquidiócesis de México, por sus expresiones contra los matrimonios homosexuales; Laura Bozo por “ofender, ridiculizar o promover la violencia con la mujer” mediante mensajes e imágenes en medios de comunicación y los comentarios ofensivos que utilizó el conductor Daniel Bisogno para referirse a las trabajadoras del hogar, por mencionar algunas.

Actualmente en 27 entidades federativas existen leyes y organismos especializados para prevenir la discriminación, además de legislaciones específicas para ciertos grupos en situación de vulnerabilidad (tanto a nivel federal como estatal) y 19 cláusulas antidiscriminatorias constitucionales.

De este modo, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación cumple con su obligación institucional de trabajar para que la agenda de la igualdad y la no discriminación sea asumida cada vez más en la formulación de políticas públicas que redunden en más y mejores derechos para todos.

@ricardobucio

@CONAPRED

Fuente: lasillarota.mx