gob.mx
CONAPRED - Noticia: “Las personas ‘trans’ son el último desafío al sistema”
Tel. +52(55) 5262 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube

Noticias

Compartir en Facebook (abre nueva ventana) Compartir en  Twitter (abre nueva ventana)

“Las personas ‘trans’ son el último desafío al sistema”

Imagen que muestra a la escritora, Fani Grande, sosteniendo un libro.

La escritora valenciana Fani Grande aborda en su recién estrenado libro 'Jo sóc asixí i això no és un problema' (Vincle) el universo de la transexualidad.

Pregunta. ¿Qué cuenta en el libro?

Respuesta. Se trata de contar el universo trans, un paraguas que incluye transexuales, intersexuales y personas trans que no se modifican el cuerpo, desde la realidad, pero también desde la ficción. Creé ocho voces de ficción, que son parte del entorno de la persona trans: la hermana, la compañera que le hace bullying, la madre, un activista trans... Y son ellos los que van contando su punto de vista. Luego incorporé a cada ficción una realidad. Busqué personas transbastante ejemplares para que haya una didáctica. Las personas que aparecen en el libro son activistas que trabajan cada día por la visibilización. Es gente comprometida y que hayan querido formar parte del libro es de lo que más contenta estoy.

Pregunta. ¿Cómo se ha documentado?

Respuesta. He consumido mucho documental de Estados Unidos, Inglaterra, entrevistas en prensa extranjera; he leído a Miquel Missé sociólogo y activista trans...”. Tenía conocimientos previos porque en mi blog El fémur de Eva he escrito mucho sobre ello, pero el proceso para documentar el libro me ha aportado una paleta de emociones y matices que he reflejado en los personajes de ficción.

Pregunta. ¿Con qué se queda de la experiencia?

Respuesta. Me quedo con la valentía de estas personas que luchan cada día por tener una identidad.

Pregunta. ¿Por qué cree que le cuesta tanto a la sociedad aceptar esa realidad?

Respuesta. Cuando un niño o una niña de tres años le dice a sus padres que es un niño, sabe que lo es, aunque su aspecto sea el de una niña. El conflicto salta cuando alguien desde fuera le dice que no puede ser un niño porque no tiene pilila o no puede ser una niña precisamente porque la tiene. La última entrevista de mi libro es a Javier de Lucas, director del Instituto de Derechos Humanos de Valencia, y cuando le pregunto si las personas trans son el último desafío al sistema, me contesta que en este momento los son porque lo cuestionan de base. Hay países donde es legal un tercer género, un género neutro, por ejemplo, la India. No pasa nada porque tengas un genital ambiguo, es la sociedad la que necesita que seas hombre o mujer.

Pregunta. ¿Cómo se pueden acelerar los cambios?

Respuesta. Hay que invertir en educación, hacer una inmersión y que la ley Trans se implemente desde la base, que se explique en todos los centros escolares. Estas leyes salen adelante porque a las madres y padres de hoy no les da la gana que se excluya a sus hijos trans del sistema. Costará lo que la sociedad quiera que cueste. Hay que tratarlas con normalidad, no son aves exóticas, son personas. También debemos apelar a una didáctica y al esfuerzo institucional, pero luego cada uno puede hacer mucho.

Pregunta. ¿Qué historia le ha impresionado más?

Respuesta. Todas. Las elegí por eso, por el valor y la coherencia de los protagonistas.

Pregunta. ¿Qué hay detrás de los prejuicios y el rechazo?

Respuesta. Lo que vertebra todo esto es el miedo a lo diferente. Todo el mundo tiene que ponerse las pilas porque el diferente no es un problema, es un enriquecimiento. O nos abrimos como sociedad y nos dejamos de binarismos o no cabremos todos. ¿Que se están cuestionando los modelos de masculinidad y feminidad? Pues bienvenido sea el debate. Me encanta la sociedad donde hay personas diferentes.

Pregunta. ¿Irá más rápido el cambio con la proliferación de leyes?

Respuesta. Se supone. Pero la colectividad tiene que acoger a las personas trans para que no haya una transfobia que lleve a estas personas a casos de bullying extremos.

 

Fuentes: elpais.com