gob.mx
CONAPRED - Noticia: Dan monederos electrónicos a 650 adultos mayores
Tel. +52(55) 5262 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube

Noticias

Compartir en Facebook (abre nueva ventana) Compartir en  Twitter (abre nueva ventana)

Dan monederos electrónicos a 650 adultos mayores

Icono Adultos Mayores
Naucalpan, Estado de México., 6 mayo 2008.— Otilia Sánchez recarga su cabeza en un bastón que soporta los recuerdos de sus 86 años de vida, que ahora enfrenta casi ciega, ayudada por su nieta, quien le ayudó a firmar su monedero electrónico, con el que cada mes recibe 750 pesos para sus medicinas.
 
En el municipio de Naucalpan hay cerca de 50 mil adultos mayores que carecen de alguna pensión, que en su mayoría viven sin atención médica, sobre todo mujeres que viven enfermas y en situación de desamparo económico y desnutridas.
 
Bethan Stone, presidenta del sistema DIF municipal, informó que en Naucalpan hay 68 mil adultos mayores, pero sólo 27% de ellos cuenta con alguna pensión o apoyo por jubilación, esto al ampliar el programa de monederos electrónicos para 650 ancianos que viven en condiciones de pobreza.
 
Elvia González, aquejada por el asma, aún recuerda los sonidos de la clave morse del teletipo en el que trabajó más de una década enviando mensajes en Telégrafos Mexicanos, oficio que no fue suficiente para obtener una pensión; por ello, acudió en silla de ruedas a recibir su tarjeta, en la que el gobierno local le deposita cada mes 750 pesos.
 
“Yo tuve 15 hijos vivos y muertos”, y al vivir la octava década de su vida “me siento de la chin...”, afirmó María Velásquez Palacio, quien interrumpió la frase para acomodarse la gorra con las que cubre sus trenzas. “Mi tarjetita” sirve para mantener a uno de “mis hijos, que está enfermo”, mientras sus ojos lagrimeaban de forma constante.
 
“Con tanto hijo, para qué quería más trabajo”, señaló Rosario Ventura, quien tuvo 13 hijos, 10 de ellos varones. “Ya no oigo y me cuesta trabajo caminar”, afirmó la anciana de 84 años, quien pidió apoyo para poder oír bien.
 
“Siempre fui pobre y sé que así voy a acabar”, lamentó otra mujer que durante casi 30 años trabajó como empleada doméstica; labor que ahora ya no puede desempeñar, por lo que buscó en el DIF la ayuda de la tarjeta electrónica para poder vivir junto con su esposo de 72 años.

Fuente: Información de El Universal.