Tel. +52(55) 5262 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube
CONAPRED EN: IOS Android

Discriminación Creencias Religiosas

Creencias religiosas

Icono que representa a las distintas creencias religiosasLa religión es un derecho humano fundamental que quedó plasmado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos en el artículo 18:


“Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.”

La historia abunda en casos de personas que dedican toda su vida al servicio de los demás y también quienes deciden morir antes que dejar sus convicciones religiosas. Pero también existen los casos de personas que en nombre de su religión son capaces de violar los derechos humanos más elementales e incluso eliminar a quienes piensan diferente.

La religión tiene una dimensión colectiva muy importante al grado que suele ser un factor de identidad para una comunidad, un pueblo, un país o una región. La diversidad religiosa es entonces entendida como un riesgo para la identidad y un factor que debilita a una comunidad.

Por ello, las personas que no siguen la religión mayoritaria están expuestas a ser discriminados en sus creencias y prácticas, ya que son diferentes a las costumbres generalizadas. Y es que la religión no se reduce a una dimensión meramente espiritual o una actividad del pensamiento sino que se expresa en la forma de vida. Pensemos en los días sagrados y festivos, en el tipo de comida, en la ropa que se utiliza, en el arreglo personal y en otros aspectos cotidianos, del día a día, que están orientados por la religión.

Las creencias religiosas no deberían ser fundamento para discriminar, pero en la práctica vemos que esto ha ocurrido y ocurre en diversas partes del mundo y en México. La discriminación religiosa no sólo se da cuando se limita el derecho a practicar los actos de culto o difundir las creencias religiosas; también ocurre cuando a causa de la religión una persona no es contratada en un trabajo, es separada de una escuela u organización, es hostigada o señalada en su vida diaria, se le limitan servicios básicos como agua y luz, y más gravemente cuando se le expulsa de su propia comunidad.