gob.mx
CONAPRED - Boletín:2007 - 064. Fernando Savater recibe del Conapred el Premio Internacional por la Igualdad y contra la Discriminación
Tel. +52(55) 5262 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube
CONAPRED EN: IOS Android

Boletines

Compartir en Facebook (abre nueva ventana) Compartir en  Twitter (abre nueva ventana)

2007 - 064. Fernando Savater recibe del Conapred el Premio Internacional por la Igualdad y contra la Discriminación

Fernando Savater recibe del CONAPRED el Premio Internacional por la Igualdad y contra la Discriminación
 
Boletín de prensa 064/2007
México DF., 7 de noviembre de 2007
 
Ser iguales es poder ser diferentes sin miedo a ser discriminados, marginados, perseguidos, excluidos o a ser considerados humanos de una categoría inferior, no se puede ser humano a medias, se es humano del todo o no se es humano, afirmó el filósofo y escritor español Fernando Savater quien recibió hoy en la sede del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), el Premio Internacional por la Igualdad y contra la Discriminación.
 
El doctor Savater expresó su agradecimiento y dijo sentirse honrado por el homenaje que le rindió el CONAPRED porque, dijo, proviene de una organización que defiende valores, que previene la discriminación y lucha por la igualdad. Pidió incluso que el Consejo lo considere como un "miembro externo que ayudará en todo lo posible y colaborará con éste en la medida que pueda".
 
Destacó también que la lucha por la igualdad es la lucha democrática por excelencia y precisó que "cuando hablamos de igualdad no hablamos de homogeneidad o uniformidad, nos referimos a la igualdad de principios, de ciudadanía y no a la uniformidad o la homogeneidad externa".
 
La humanidad, precisó Savater, no es algo que uno tiene que recibir genética o teológicamente, la humanidad es algo que nos debemos unos a otros, los que compartimos lo básico en nuestra condición somos seres simbólicos, es decir dotados de palabra, y nuestro pensamiento está ligado a nuestra palabra, somos seres simbólicos frágiles, irrepetibles y conscientes de nuestra mortalidad. Eso es lo que tenemos en común y es mucho más importante que nuestras diferencias epidérmicas, de capacidades, de aspecto o de color.
 
El filósofo español dijo que la lucha contra la discriminación y por la igualdad es la lucha a favor del desarrollo de la dimensión razonable de la vida humana, es una lucha porque lo razonable no sea abrumado por lo racional de los que consideran que simplemente cuenta en economía, en sociedad, en política, en relaciones humanas, aquello que es calculable, lo que puede maximisarse en forma de beneficios.
 
Símbolo de congruencia intelectual
Por su parte, Gilberto Rincón Gallardo, presidente del CONAPRED, dijo que el doctor Savater es un símbolo destacado, en esta época tan confusa, de la congruencia intelectual y, a la vez, de la firmeza de los valores éticos. Destacó la honestidad intelectual del filósofo español que lo ha llevado a ser muy crítico con las izquierdas, no obstante que su emplazamiento ético y político natural es precisamente el de la izquierda, pero de aquella capaz de aunar la búsqueda de la igualdad en sus distintos niveles con el indeclinable compromiso con las libertades de las personas y el respeto a los derechos humanos.
 
Rincón Gallardo recordó las tres fuentes de valores a las que hizo referencia el doctor Savater en una ponencia dictada en México en abril de 1997, la primera de ellas, la inviolabilidad de la persona, que prohíbe de sacrificar a la persona a cualquier meta o proyecto colectivo, o instrumentalizarla a favor de un ideal social; la segunda, citó el presidente del CONAPRED, es la autonomía de la persona, relacionada con la libertad de cada uno y la defensa del valor intrínseco de cada proyecto de vida; la tercera, la dignidad de la persona, es decir, se debe tratar a las personas de acuerdo con sus méritos y sus acciones concretas, y no de acuerdo con su sexo, raza, ideología religiosa u otros criterios excluyentes.
 
Al respecto de estas tres fuentes de valores, Rincón Gallardo dijo que no podría estar más de acuerdo con Fernando Savater ya que personalmente ha sostenido la idea de que la tarea antidiscriminatoria consiste en lograr una sociedad en la que sin sacrificar las valiosas diferencias, nadie vea a otro como si valiera menos y en la que no existen personas que parezcan menos dignas de respeto que otras.
 
La heroicidad de Savater
Por otra parte, el doctor Luis de la Barreda Solórzano, miembro de la Junta de Gobierno del CONAPRED, afirmó que Fernando Savater ha sido un combatiente contra todas las formas de discriminación; ha puesto su lúcido albedrío, su valor y su generosidad al servicio de la lucha por una sociedad democrática, basada en la libertad, en el respeto a las libertades individuales, cuyo ejercicio es incompatible con la unanimidad coactiva que añoran y propugnan las mentalidades autoritarias o fanáticas.
 
La heroicidad de Savater, precisó De la Barreda, consiste en que no se desmiente porque no aspira a ningún premio ajeno a lo que él mismo es; su heroísmo, agregó, se apoya en baluartes sólidos como son: un pensamiento lúcidamente libre, absolutamente ajeno a toda servidumbre ideológica; el valor, que permite considerar que nada está vedado por su altura o dificultad; la generosidad, por la cual se libra la lid también en el corazón.
 
Reconoció el combate de Savater contra el terrorismo con firmeza y prestancia, sin acobardarse en ningún momento, a pesar de que sabe que está en la mira de los asesinos. Recordó la forma en que el filósofo español impulsó la plataforma cívica ¡Basta ya! que rompió el silencio y alzó la voz contra el terrorismo y a la que en diciembre del año 2000 la Unión Europea concedió el Premio Sajarov a la defensa de los derechos humanos.
 
Savater, agregó De la Barreda, "ha sido un combatiente contra todas las formas de discriminación, pero es la lid contra el terrorismo etarra cuyo objetivo es la imposición de una sociedad discriminatoria, la más admirable por lo que en ella se está jugando y porque en ella se ha jugado el pellejo, él que es un amante hedonista de los tesoros que depara la vida."