gob.mx
CONAPRED - Bolet�n:2007 - 009. Cambio social, necesario para erradicar discriminacin a la mujer
Tel. +52(55) 5262 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube

Boletines

Compartir en Facebook (abre nueva ventana) Compartir en  Twitter (abre nueva ventana)

2007 - 009. Cambio social, necesario para erradicar discriminacin a la mujer

Cambio social, necesario para erradicar discriminación a la mujer
 
Boletín de prensa 009/2007
Miércoles 7 de marzo de 2007
 
Erradicar las prácticas discriminatorias en contra de la mujer implica un cambio social y cultural que solo será posible con la amplia participación de las instituciones públicas y privadas así como de las organizaciones sociales y civiles.
 
Lo anterior fue señalado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación al recordar que mañana, ocho de marzo, se conmemorará el Día Internacional de las Mujeres instituido en 1977 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
 
Señaló que las prácticas discriminatorias en contra de las mujeres no se dan en un espacio específico sino que, desafortunadamente, ocurren tanto en aquellos de carácter público como en los privados ya que existe una estructura legal e institucional así como una serie de representaciones culturales y simbólicas que colocan en un lugar subordinado a las mujeres.
 
Lo anterior, añadió el CONAPRED, aparece revestido de imágenes compensatorias de abnegación, maternidad, bondad obligada y desexualización, entre otras, que hacen aceptable y a veces hasta deseable este lugar real de las mujeres.
 
Para superar esta situación, el Consejo considera necesario, entre otras medidas, incentivar el trabajo legislativo con perspectiva de género para depurar al sistema legal de estas normas injustas.  Asimismo es facilitar a las mujeres el que puedan denunciar actos de discriminación y encontrar las mejores rutas para su reparación.
 
También lo es el que tengan abierta la vía de la acción penal cuando se trate de figuras abiertamente delictivas contra su integridad y que el Estado garantice el acceso a los derechos y libertades constitucionalmente tutelados, sobre todo en el caso de los llamados derechos reproductivos y éste se haga cargo de la instrumentación, en su dominio directo, de acciones afirmativas y compensatorias a favor de las mujeres, especialmente en los campos de educación, trabajo, salud e impartición de la justicia al tiempo que deberá promover y estimular este tipo de acción en el terreno privado.
 
Finalmente el Consejo señaló que, junto a la eliminación de las prácticas discriminatorias, el Estado mexicano tiene la obligación legal y moral de atajar la criminalidad abierta contra las mujeres que ha alcanzado niveles extremos en algunas entidades del país.