gob.mx
CONAPRED - Noticia: Menores de 14 años, 74% de las víctimas de explotación sexual infantil en México: Inper
Tel. +52(55) 5262 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube

Noticias

Compartir en Facebook (abre nueva ventana) Compartir en  Twitter (abre nueva ventana)

Menores de 14 años, 74% de las víctimas de explotación sexual infantil en México: Inper

Icono Niños y Niñas
El combate a la comercialización y explotación sexual infantil “no es prioridad” para los gobiernos de América Latina, incluyendo México, pues los recursos económicos destinados a dicha tarea son notoriamente insuficientes, aseguró la representante regional para América Latina de la Asociación contra la Explotación Sexual de Niños y Adolescentes, María Eugenia Villarreal.
 
Asimismo, dijo que existen “enormes hoyos” en las legislaciones y códigos penales, además de complicidad –por omisión o acción– de las autoridades policiacas, que impiden el desmembramiento y castigo de las redes internacionales dedicadas a estos “crímenes” altamente violatorios de los derechos humanos.
 
Villarreal advirtió que la explotación sexual de menores de edad va en aumento. El estado de Chiapas y los países de Centroamérica se han convertido en el “principal corredor” de trata de personas en el continente, muchas de las cuales terminan en Estados Unidos, “principal mercado” de explotación sexual.
 
En conferencia de prensa, lamentó la falta de voluntad política de los gobiernos, que incluye también a los poderes legislativos, para atacar decididamente esta problemática, que se maneja por medio de redes internacionales en todo el mundo. Por ello –dijo–, es urgente que a escala internacional se diseñen mecanismos eficaces para erradicar este mal.
 
La activista de derechos humanos, quien radica en Guatemala y conoce ampliamente el fenómeno de la frontera sur de México, comentó que aun cuando es difícil precisar las cifras, existen elementos suficientes que indican un aumento en la explotación y comercialización sexual infantil. Por ejemplo –precisó–, 90 por ciento de las mujeres que se dedican a la prostitución empezaron siendo menores de edad; hay un incremento constante en el número de denuncias por este delito, que en países como Brasil llegan diariamente a 2 mil, además de la proliferación de centros de explotación sexual en toda la región, donde se utiliza a menores de edad.
 
De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Perinatología (Inper), en los pasados 30 años el abuso sexual en México se incrementó 200 por ciento, y de las víctimas, 74 por ciento son menores de 14 años, 81 por ciento son mujeres –en 65 por ciento de casos la agresión continúa por meses–, 20 por ciento adquiere una enfermedad de transmisión sexual y 10 por ciento más se embaraza.
Se estima que cada año, un millón 200 mil niñas y niños son víctimas de trata en el mundo, según datos del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).
 
Otros dato dado a conocer por la policía cibernética del gobierno federal señala que a un pedófilo le toma 15 minutos desvestir a su víctima con la webcam, y dos semanas tener contacto físico con ella.
 
Para ejemplificar esta falta de voluntad política, María Eugenia Villarreal comentó que en 1996 el gobierno mexicano se comprometió internacionalmente a aplicar una ambiciosa estrategia para la atención de este problema, pero seis años después tuvo que reconocer que a muchos de esos programas ni siquiera les había asignado presupuesto.
 
La activista de la Asociación contra la Explotación Sexual de Niños y Adolescentes, con representación en 82 países de todo el mundo, estuvo en México para participar en el diplomado sobre explotación sexual infantil, organizado por el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Iberoamericana y la Asociación Infancia Común.
 
Advirtió que aun cuando la mayoría de las víctimas de este delito son niñas, no se debe olvidar los casos donde se encuentran involucrados niños.
 
Explicó que la trata tiene como objetivo la explotación sexual, pero en el caso de la entrada de centroamericanos a México, también se debe al aspecto laboral, la mendicidad y la servidumbre, para trabajar en casas particulares, donde también se da la explotación. Sostuvo que detrás de este fenómeno están redes internacionales que movilizan a la gente con engaños o muchas veces compran a las víctimas a sus familias.

Fuente: La Jornada.