gob.mx
CONAPRED -
Tel. +52(55) 5262 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube

Mauresmo, Amelie - Biografias de personas de la diversidad sexual

AMELIE MAURESMO

"La idea es que la gente me vea como jugadora y como persona, como una persona dispuesta a hacer todo, una persona normal" – Amelia Mauresmo.

Es la tenista francesa más conocida en el undo. Comenzó a jugar tenis a los 4 años, inspirada al ver el triunfo de Yannick Noah en el torneo francés de Roland Garros, en 1983.

Ha sido campeona juvenil de dos grandes torneos internacionales: el Abierto Francés Roland Garros y Wimbledor. Ambos títulos los ganó en 1996, lo que le valió ser declarada por la Federación Internacional de Tenis como la Campeona Mundial Juvenil de ese año. Ganó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004, al perder la final de singles de mujeres.

En 2006 gana sus primeros dos títulos de Gran Slam: es campeona del Abierto de Australia y campeona del Torneo de Wimbledon.

En el transcurso de esta década, Amelie Mauresmo también ha ganado punto, set y partido a favor de la igualdad y en contra de la discriminación. Ha declarado públicamente su lesbianismo y mantiene con orgullo su preferencia sexual. Sólo otras tres tenistas la han antecedido en esta circunstancia en el deporte blanco (Billie Jean King, Virginia Wade y Martina Navratilova).

SOY LO QUE SOY
En 1999, cuando tenía 19 años, Mauresmo llegó a la final del Abierto de Australia sin estar sembrada. En el camino dejó eliminada a la que entonces era la número uno, Lindsay Davenport, y perdió la final frente a la número dos, Martina Hingis.

Durante ese torneo, Mauresmo mostró un poderío físico atípico en el circuito femenino, pero su éxito y su estilo de juego provocó comentarios discriminatorios por parte de otras jugadoras. "Por momentos me pareció estar jugando contra un hombre", se quejó la estadounidense Davenport, derrotada por la francesa en las semifinales. Davenport no fue la única que la criticó. Después se sumó la número dos, Martina Hingis, quien en una rueda de prensa, en alemán, dijo: "Está acá con su novia. Es mitad hombre". Invitada a que se explayara pero en inglés, la suiza trató de eludir la respuesta y la oficial de la WTA intimó a los periodistas a que sólo se le preguntara sobre su reciente título en dobles con Anna Kournikova. Después de su impactante victoria sobre Davenport, la ya famosa fortaleza de Mauresmo -quien dijo ser una fanática del gimnasio- fue reflejada en grandes fotos por los diarios australianos, acompañadas por las fuertes declaraciones de Davenport.

Cuando llegó a la final del Abierto de Australia, Amelie Mauresmo aceptó públicamente ante la prensa su condición de lesbiana. Poco después, fue protagonista de la portada de la revista Paris Match, con un título que decía "He encontrado a la mujer de mi vida". Habló entonces de su relación sentimental con Silvye Bourdon, de 31 años, dueña de un restaurante en Saint Tropez. "Al fin tengo claridad en mi cabeza, en mi mente y en mi vida. Las dos dijimos adelante, y creo que es mucho más sencillo así". Los rumores, que se habían disparado, se frenaron en seco, y la tenista pudo pasear, besarse y abrazarse con su novia y sus posteriores compañeras sentimentales en los torneos, sin esconderse.

Poco después, Davenport y Hingis se disculparon públicamente y Mauresmo las aceptó, lo que le reportó aún más respeto entre sus jugadoras rivales. Cuando jugó la Fed Cup, en abril de 2002, dijo: "Nunca me sentí discriminada por mi condición, más allá de algunas críticas que recibí".

Sin embargo, en el seno de la WTA hubo malestar por la fluidez con la que la francesa habló de su preferencia sexual y de cómo se mostraba con su novia. "Es que la explosión de esta nueva figura asociada al lesbianismo no le brinda una buena imagen al circuito femenino, dificultando el acercamiento de patrocinadores", según la visión de algunos dirigentes.

La realidad los desmintió. Mauresmo no ha experimentado una caída de popularidad por reconocer públicamente su preferencia sexual; tampoco ha perdido contratos comerciales con sus patrocinadores, ni el apoyo del público francés. Nike y Dunlop siguen apoyando su carrera deportiva en el tenis, lo que contribuye a que dichas marcas obtengan a cambio una imagen de tolerancia e igualdad que, de otra manera, sería difícil que adquirieran. Mauresmo es la primera en lograr este apoyo, pues Martina Navratilova sufrió por el retiro de contratos y patrocionios cuando dio a conocer su preferencia sexual.

Finalmente, cabe destacar que, lo que ha logrado Mauresmo dentro del circuito tenístico conservador y deportivo en general, es una visibilidad significativa para el grupo en situación de discriminación de las lesbianas.
 
Amelie Mauresmo, tenista francesa de categoría internacional.