gob.mx
CONAPRED -
Tel. +52(55) 5262 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube

Richards, Renée - Biografias de personas de la diversidad sexual

RENÉE RICHARDS

Nació como Richard Raskins el 19 de agosto de 1934, en Nueva York, Estados Unidos. Fue criado en la tradición ju­día por una madre controladora, quien se desempeñó como una de las primeras mujeres que ejercieron la psiquiatría en ese país. Con el género masculino fue un profesionista exi­toso y jugador de tenis internacional; se casó y procreó un hijo. Sin embargo, desde temprana edad vivía interiormen­te como Renée, a quien intentó suprimir en vano con años de psicoterapia. Renée se hizo cada día más fuerte hasta que finalmente nació en 1975 como una mujer transgénero de 40 años.

Desde temprana edad experimentó lo que ella describe como una especie de "doble conciencia", lo cual le provocó una conducta que oscilaba entre la masculinidad y la femi­nidad. "Me han preguntado muchas veces por qué no viví simplemente la vida de un homosexual. Esta pregunta la hacen aquellos que no comprenden la cuestión transgéne­ro: Richard era un hombre heterosexual y Renée es una mu­jer heterosexual. Él no tenía interés en los hombres y, cuan­do Renée fantaseaba, lo hacía con los placeres del sexo como una mujer con vagina".

En los años 60 intentó cambiar de sexo, pero hasta 1975 tomó la decisión definitiva: se operó con el cirujano Roberto C. Granato y se convirtió legalmente en mujer. Poco después participó en competencias de tenis hasta que fue descu­bierta por un reportero. La Asociación de Tenis de Estados Unidos le prohibió entrar al Abierto de Estados Unidos en 1976. En el fondo prevalecía el prejuicio de que, "si se me permitía competir, se abrirían las puertas para que una co­rriente interminable de neandertales operados brutalizara a jugadoras como Chris Evert e Ivonne Goolagong". Otros pensaban que sólo quería dinero y la acosaban con frases discriminatorias como: "¿Qué tan hambrienta estarás de éxito en el tenis para cortarte el pene persiguiéndolo?"

No se rindió ni bajó la cabeza. Renée llevó a juicio a la Asociación de Tenis de Estados Unidos, pasó un año en tri­bunales y la Suprema Corte del Estado de Nueva York resol­vió que tenía el derecho de competir en torneos femeninos.

En 1977 llegó a la final de dobles de damas del Abierto de Estados Unidos con Betty Ann Stuart. Perdieron contra Na­vratilova-Stove. Ganó dos veces esa misma justa en la mo­dalidad de damas mayores de 35 años, en 1977 y 1979.

Miles de personas de grupos en situación de discriminación la apoyaron: "Me escribieron negros, convictos, chicanos, hippies, gays, personas con discapacidad y, claro, transexuales. Querían que me convirtiera en Juana de Arco".

En lo que sí se convirtió fue en entrenadora de la tenista Martina Navratilova, quien también llamaría la atención al hacer pública su orientación lésbica. Con el apoyo deporti­vo de Renée, Navratilova ganó dos veces el Torneo de Wim­bledon. Richards también instruyó a otras figuras menores y es respetada y recordada por la comunidad de ese depor­te. En 1981 se retiró: "Tenía que admitir que era mejor doc­tora que atleta". Entró al Salón de la Fama del Tenis en el año 2000.

Actualmente aún ejerce la cirugía como of­talmóloga. Fue profesora clínica en la Escuela de Medicina de las universidades de Cornell y de Nueva York. "Mis cien­tos de estudiantes, residentes y posgraduados, me recuer­dan como maestra distinguida y no como una curiosidad". En 2001 recibió el Premio Hellen Keller por Servicios a los Ciegos, que se concede anualmente a los oftalmólogos más reconocidos.

"No pienso en mí misma como transexual o transgénero. En realidad, luché por mis derechos porque me sentía vejada por el hecho de que una operación médica ensombreciera todo lo que yo era como ser humano. Sin embargo, no niego que cuando me retiré del tenis el mundo tenía más conciencia de lo que era una mujer transgénero, y esa visibilidad y fami­liaridad, sin mencionar mi éxito como entrenadora, diluyó muchos de los rasgos escandalosos de esta condición. Abrí puertas para las que me siguieron, y soy una heroína para muchas de ellas".

Renée Richards ha publicado dos libros autobiográficos, que desafortunadamente sólo se encuentran en inglés: Se­cond Service (1986) y No way Renee: the Second Half of My Notorious Life (2007).
 
Renée Richards durante su participación en el Abierto de Tennis de Estados Unidos.