gob.mx
CONAPRED - Bolet�n:2018 - 51.FUNDAMENTAL RATIFICAR EL CONVENIO 189 DE LA OIT PARA COMBATIR LA DISCRIMINACIN A TRABAJADORAS DEL HOGAR
Tel. +52(55) 5262 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube

Boletines

Compartir en Facebook (abre nueva ventana) Compartir en  Twitter (abre nueva ventana)

2018 - 51.FUNDAMENTAL RATIFICAR EL CONVENIO 189 DE LA OIT PARA COMBATIR LA DISCRIMINACIN A TRABAJADORAS DEL HOGAR

Ciudad de México, 19 de junio de 2018

Boletín de prensa   051/2018

 

FUNDAMENTAL RATIFICAR EL CONVENIO 189 DE LA OIT PARA COMBATIR LA DISCRIMINACIÓN A TRABAJADORAS DEL HOGAR

 

  • Se presenta el estudio “Yo trabajo en casa. Trabajo del hogar de planta, género y etnicidad en Monterrey”
  • Estereotipos, violación reiterada de derechos y violencia, tres niveles de discriminación a los que están expuestas las trabajadoras del hogar: Haas Paciuc
  • El estudio busca visibilizar la falta absoluta de derechos en la realidad personal y laboral de las trabajadoras del hogar

 

Las trabajadoras del hogar carecen de derechos laborales, lo que las coloca en una situación de discriminación que puede evitarse si México ratifica el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), coincidieron especialistas en el tema participantes en la presentación del estudio “Yo trabajo en casa. Trabajo del hogar de planta, género y etnicidad en Monterrey”, obra de la antropóloga Séverine Durin, publicado por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

En el evento, la presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Alexandra Haas Paciuc, destacó que en este estudio se pueden reconocer tres niveles de discriminación: el de los prejuicios y estigmas, el de la violación reiterada de derechos fundamentales y la violencia que puede poner en riesgo la integridad de las personas trabajadoras del hogar.

Haas Paciuc destacó que uno de los logros de la investigación de Séverine Durin, y que lo distingue de otros estudios sobre el tema, es que muestra cómo se expresa la discriminación en prácticas cotidianas que terminan afectando los proyectos de vida y laboral. En particular, evidencia las experiencias de las trabajadoras del hogar. También, manifestó, nos recuerda que al final de la cadena de discriminación hay personas cuyo acceso a los derechos depende de la suerte.

Por su parte, la autora del estudio, Séverine Durin, refirió que su obra refleja la situación mexicana de la desigualdad de las trabajadoras del hogar. Retrata 12 horas diarias de trabajo de estas mujeres que en su mayoría son indígenas. Cabe recordar que Monterrey es un nicho laboral en donde el 80% de las mujeres indígenas se dedican al trabajo del hogar. Lo que se buscó demostrar con este estudio, indicó, es la falta absoluta de derechos en su realidad personal y laboral.

Marcelina Bautista, del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH), reiteró que el trabajo del hogar, más allá de una exigencia laboral, es una actividad que trasgrede y rebasa las libertades. Por tanto, apuntó, la sensibilización es fundamental para combatir los prejuicios hacia las personas que realizan estas tareas.

Marcela Azuela, de la organización Hogar Justo Hogar, consideró que la obra visualiza que las políticas públicas en México perpetúan que el trabajo de las mujeres permanezca confinado a las tareas domésticas. Por ello, mencionó, el reto que aún tenemos es hacer de esta labor un trabajo y responsabilidad que también recaiga en los hombres.

En tanto, Mary Goldsmith, antropóloga y académica, destacó que Severin evidencia que el patriarcado sigue siendo una forma común de la dinámica de los hogares en donde se minimizan los privilegios y derechos que tienen los hombres. Por otro lado, se destaca la falta de vida privada, desarrollo personal y de libertades de las trabajadoras del hogar y de sus empleadoras.

En México, un caso paradigmático de discriminación estructural es a la que están sujetas las personas trabajadoras del hogar. De acuerdo con la Ley Federal del Trabajo, estas personas cumplen con una jornada laboral de hasta 12 horas, mientras que el resto de las jornadas laborales es de sólo 8 horas. Este, entre otros, es uno de los temas centrales sobre los que se reflexiona en “Yo trabajo en casa. Trabajo del hogar de planta, género y etnicidad en Monterrey”, investigación que busca visibilizar las diferentes desigualdades que configuran al trabajo del hogar de planta. La presentación se llevó a cabo en el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México.