gob.mx
CONAPRED - Noticia: Falta capacitación en México para atender a los adultos mayores
Tel. +52(55) 5262 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube

Noticias

Compartir en Facebook (abre nueva ventana) Compartir en  Twitter (abre nueva ventana)

Falta capacitación en México para atender a los adultos mayores

Icono Adultos Mayores
Ciudad de México, 21 mayo 2008.- Con casi nueve millones de adultos mayores México necesita más y mejores cuidadores de ancianos porque la atención que se presta no es la adecuada, alertó Pablo Picardi Marassa, de la Dirección de Educación Continua de la Universidad Iberoamericana ciudad de México.
 
En un comunicado, el catedrático señaló que "Hoy cualquiera es cuidador de ancianos", y añadió que en casi la totlidad de las familias mexicanas se pueden encontrar de uno a tres adultos mayores.
 
Picardi Marassa comentó que en México como en Europa se presenta un fenómeno que protagonizan ancianos que cuidan de otros, de forma que es posible encontrar madres de familia de 80 años que son atendidas por sus hijas de 60.
 
Apuntó que una parte importante de los cuidadores son familiares, amigos o vecinos del adulto mayor, que si bien realizan estas labores con la mejor intención no siempre están debidamente capacitados.
 
El especialista agregó que un error común es que un solo cuidador se dedique de tiempo completo a su paciente, cuando lo recomendable es que los miembros de la familia compartan esa responsabilidad.
 
De lo contrario, indicó, esto lleva a conflictos entre cuidador y paciente ya que las necesidades del adulto como: caminar, comer, o ir al baño, entre otras, pueden malinterpretarse como quejas y correr el riesgo de pasar por alto que se trata de signos indicativos de algo grave.
 
Picardi subrayó que la relación cuidador-paciente implica muchos factores emocionales de ambas partes.
 
Y es que el adulto mayor puede sentirse impedido, frágil o discapacitado para su vida normal e incluso sentir rabia por estar limitado, desquitándose con el cuidador quien debe entender que el enojo de su paciente se debe a su situación.
 
Por su parte el cuidador también soporta cargas emocionales fuertes, donde incluso se presentan síndromes como el llamado "burnout".
 
"Cuando el cuidador está agotado llega a saturarse, por lo que debe irse para no realizar su trabajo a disgusto, desgano o con depresión, pues podría llegar a maltratar al anciano", aseguró el académico.
 
Añadió que entonces el cuidador debe recuperar su energía e incluso apoyarse con terapia para restablecer su equilibrio psicoafectivo, y ejercer nuevamente.
 
Fuente: Milenio Diario.