Por favor habilitar los javascript para ver este sitio web correctamente
Tel. +52(55) 5662 1490 y 01 800 543 0033
SIGUENOS EN: Twitter Facebook You Tube
CONAPRED EN: IOS Android

Noticias

Compartir en Facebook (abre nueva ventana) Compartir en  Twitter (abre nueva ventana)

Cero tolerancia a la discriminación - Adriana González. Senadora de la República.

Icono Discriminación en General
Adriana González. Senadora de la República.
Milenio Diario., 16 abril 2011
 
Desde la creación del Conapred en 2003 mucho se ha avanzado en el tema de la discriminación. De entrada, hoy contamos con un diagnóstico certero sobre los tipos y niveles de permeabilidad que esta deleznable práctica adopta en distintos espacios y sectores de interacción de la sociedad mexicana. Un buen ejemplo es la recientemente presentada Encuesta Nacional sobre Discriminación de México 2010. Sus resultados principales son un compendio de los mecanismos de exclusión que hace falta combatir para gradualmente acercarnos al ideal de sociedad igualitaria al que aspiramos.
 
Como bien afirmó el presidente del organismo, "la discriminación es un ancla a la pobreza, tierra fértil para la violencia y un cáncer para la democracia". La tarea fundamental, por mucho, implica articular políticas públicas que destierren de la formación cívica y social de los mexicanos la tendencia a crear barreras ante lo diferente, ante lo minoritario o lo vulnerable.
En los resultados de la Encuesta se identifican múltiples prejuicios y estereotipos que alimentan la intolerancia, la segregación y la de-sigualdad que, en muchos aspectos, frena el desarrollo del país.
 
He aquí algunos de los resultados que, a mi juicio, exigen redoblar los esfuerzos contra la discriminación. En primer lugar, destaca el clasismo que aún persiste en amplias capas de la sociedad mexicana puesto que 6 de cada 10 mexicanos consideran que es el nivel de ingresos la principal causa de división social. El 40% de ellos también cree que el color de piel da origen a prácticas discriminatorias mientras que el 20% afirma que su edad juega este papel. El 65% de la población con alguna discapacidad y el 60% de los inmigrantes sostienen que en México no se respetan sus derechos. La homofobia contamina la opinión de 4 de 10 mexicanos quienes afirman no estar dispuestos a que en su casa viva una persona homosexual mientras que los prejuicios contra el VIH Sida provocan que 5 de cada 10 admitan oponerse a compartir techo con un portador de este virus. Las trabajadoras domésticas, los afrodescendientes, extranjeros, indígenas, jóvenes y adultos mayores, minorías étnicas, religiosas y sexuales sufren también distintas manifestaciones de discriminación.
 
Pero si hay algo aún más escandaloso, tiene que ver con la situación de las mujeres y la niñez en nuestro país. Prácticamente el 85% de los encuestados afirma que las mujeres son golpeadas con regularidad, 23% de las mujeres entrevistadas afirma pedir permiso o consultar con su pareja por quién votará y prácticamente el 40% sostiene que pide permiso a sus esposos para salir solas por la noche. Por su parte, un porcentaje importante de la población infantil afirma que alguna vez le han pegado y aún un porcentaje más alto que incluso llega hasta el 39% sostiene que ha sido objeto de esas prácticas de humillación, burla e intimidación comúnmente denominadas como bullying.Alarma descubrir que casi el 30% de la población opina que los niños debieran tener solo aquellos derechos que sus padres decidan otorgarles. El reto es mayúsculo y exige acciones para cerrar todas las brechas de desigualdad. De ahí la urgencia de establecer cuanto antes una agenda de cero tolerancia a la discriminación. Es la única manera, como afirma Ricardo Bucio, de impedir que el rompecabezas nacional se fragmente al permitir que algunas de sus piezas sean heridas en su dignidad.
 
adriana.gonzalez@pan.senado.gob.mx